Fallos humanos o fallos en los humanos | Reflexiones bajo la luna del flexo

¿Qué es lo que falla en nosotros?
Somos expertos en romper relaciones, de todo tipo. Expertos en infligir daño, provocar heridas, reventar espinillas, pillarle los dedos a alguien y pisar pies. A veces adrede, normalmente sin querer. Por suerte el número de sádicos es reducido en nuestra contemporaneidad, aunque pensemos lo contrario. Sí, porque nos gusta pensar que vivimos en un mundo dónde la crueldad y la completa falta de escrúpulos es lo que impera. No andamos lejos, pero reconozcámoslo: nos gusta exagerar y hacernos las víctimas de una sociedad que no se está cebando con nosotros en exlusiva, sino con otros mucho más débiles y menos quejicas.
large Entonces ¿nos quejamos por vicio? Bueno, a menudo eso ocurre. Tenemos demasiado. Y el ser humano nació con el corazón roto. El corazón no se rompe porque te deje tu novio o porque pierda tu equipo del alma (hay gente que le pasa, no entiendo porqué) sino porque venimos así de serie. Nuestro corazón es como un saco roto por abajo. Ni siquiera somos conscientes de su rotura. Echamos y echamos de todo en él y nos sentimos tan vacíos como al principio. Las experiencias, los sentimientos… Todo va cayendo al pozo sin fondo de un lugar que no sabemos ni dónde está.
large (3)Tal vez nuestra problema sea que nos creemos perfectos. “Eres tan simpática. Ay mi niña, que buena es. Mi chicho es el más listo”. A veces nos construimos o nos incitan a construirnos una imagen perfecta de nosotros mismos. Luego crecemos y nos damos cuenta de lo equivocados que estábamos. De que somos mentirosos, malos, desconfiados y egoístas. Y esa perfecta imagen nuestra se cae a pedazos y es cuando no nos soportamos a nosotros mismos. Cuando vemos nuestras miserias. Cuando, en palabras desagradables, la mierda que tenemos dentro sale al exterior.
Bien, en esa fase estoy yo. Y bastante tiempo ya. Pero ¿qué se supone que tengo que hacer? No puedo deshacerme de eso. Tal vez sean fases que haya que pasar. Tal vez nos pasemos la vida quejándonos por todo y nos olvidemos de vivir. Tal vez solo tengamos que decidir que lado potenciar de nuestros sufrimientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s