Nocturnidad interior

Como búho en medianoche mis ojos buscan entre la oscuridad. Todo es negro violáceo, no consigo ver. Mi único velo son las dudas, los miedos. Nada debería turbarme. Pero aun así, el miedo se apodera. ¿Nunca habéis sentido como el miedo va subiendo desde el pecho hasta la cabeza, oprimiendo de paso tu garganta? No es agradable ¿verdad?

20140128-013252.jpg

Doy consejos para sobrevivir a exámenes y ni siquiera sé sobrevivir a mi noche interior, a mi honda bruma visual ¿Qué se puede hacer cuando te sientes atada de manos y pies? Luchar. Seguir. Creer. Rendirse. Volver a nacer. Esperar un rayo de luz, que aparezca suavemente, si quiere que juegue conmigo. Pero que al menos me de esperanza de hallar, por fin, una verdad luminosa. Y que se disipen, los miedos, las dudas, el recelo, que todo eso se difumine con las primeras luces de una calma impertubable.

No pido mucho.

Anuncios

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s